lunes, 31 de octubre de 2011

Pobre pajarito...

Esto que voy a contar es absolutamente cierto, hago esta aclaración porque soy consciente de que muchas de las historias aquí narradas, pueden parecer fruto de los delirios de una mujer con exceso de imaginación...pero no, todo es real...aunque parezca un chiste es real...
Tengo un pájaro atrapado en el conducto de ventilación del techo de mi cocina..., le oigo aletear y aletear y esforzarse por escapar...pero no lo consigue..., no pía...no emite sonido alguno salvo el roce de sus alas contra las estrechas paredes de la salida de humos...,le oigo intentarlo una vez y otra... hasta que no puede más...luego se para un ratito y vuelve a empezar.
No estoy segura de si los pájaros pueden sentir el peso de la desesperación...no se si su pequeño cerebro es capaz de comprender que todos sus empeños por liberarse son y serán totalmente vanos, que lleva todo el día luchando , pero dada la estrechez del orificio, este siempre le impedirá desplegar del todo sus alas y en consecuencia no podrá volar, ni trepar ni hacer otra cosa más que golpear obsesivamente con las mismas, las paredes de lo que le supongo su última morada...
Siento una profunda tristeza por el pájaro...no puedo evitar pensar que es como una metáfora macabra de la vida...ideal para conmemorar el día de difuntos...

miércoles, 26 de octubre de 2011

Por qué escribes??

Hoy han lanzado esta pregunta, en una de esas redes sociales por las que siento amor-odio con igual intensidad , y que sin embargo,de vez en cuando me obsequia con reflexiones de lo más interesantes...
Por qué escribes? esa era la pregunta lanzada en general y he aquí alguna de las respuestas:
Un porcentaje de los encuestados, reconoce que sin la escritura, ya se hubieran pegado un tiro o se lo hubiera pegado a los demás ( para alivio de la concurrencia, es un pequeñísimo porcentaje).
Algunos escriben porque tienen mucho que contar, porque las horas del día no les llegan para desgranar la totalidad de sus pensamientos...
Otros lo hacen simplemente porque obtienen un placer en hacerlo...sin más...
La mayoría reconoce que necesita escribir, igual que necesitan beber o dormir...es decir, la escritura se ha convertido en una necesidad vital más..

Lo que todos los escritores tenemos en común ( y cuando digo escritores, me refiero a personas que escriben y que incluso tienen lectores, al margen de cobrar o no por ello , obviamente)es que es algo que no podemos controlar, que usamos la pluma como el peine, o como el tenedor y el cuchillo, que forma parte de nuestra rutina, de nuestra cotidianidad y que, llegados a este punto, es una actividad a la que nos resultaría muy dificil renunciar...

Me han preguntado... y como es costumbre en mí, he contestado la verdad... que escribo porque no hablo y así digo aquello que en la realidad de mi vida, tiendo a callar...

¿Y tú por qué escribes??

lunes, 24 de octubre de 2011

La hija del acordeonista...

Siempre que veo un acordeonista por la calle, me acuerdo de mi padre ...
Mi padre, era una persona francamente especial, franco, sincero y muy cariñoso, estaba convencido que todo, absolutamente todo se podía aprender de los libros, lo cual le llevaba a coleccionar títulos tan esperpénticos como , "aprenda a nadar en 7 días", o "deslumbre a sus amigos con modernos pasos de baile"...
Pero su verdadera pasión era la música, y concretamente , el acordeón...como de pequeño no pudo tomar lecciones (y después de comprar, como no, la correspondiente coleeción fasciculada de como aprender a tocar el mismo), se matriculó en el conservatorio con la ilusión y las ganas que de mayores sobran, y que de pequeños, nos faltan...
Después decicidó que seríamos nosotros (mi hermano y yo) los depositarios de sus anhelos, argumentando que si aprendíamos a tocar tan bello instrumento, jamás pasaríamos hambre.
Sobra decir, que no aprendimos absolutamente nada..., el acordeón es un instrumento pesado y poco atractivo, que hizo que dos niños de 7 y 8 años, abandonasen a las primeras de cambio...
No obstante, cada vez que veo a un acordeonista por la calle, además de darle una moneda, me quedo pensando que, quizás ese muchacho tuvo un padre que le aconsejó que aprendiese a tocar el acordeón, y que, gracias a él, jamás pasará hambre.

domingo, 23 de octubre de 2011

Una alegre despedida...

En algún momento de nuestra vida nos enfrentamos al terrible acto de despedirnos de algo o de alguien a quien queremos, o hemos querido...
A mi me ha tocado este domingo, y a pesar de que erróneamente creía que ya me había despedido , es evidente que no...
¿Puede una despedida ser alegre??, no lo creo...sobre todo cuando la que se despide, no sabe como va a afrontar las cosas ahora que vuelve a estar sola...
Porque a diferencia de la opinión, sobre mí vertida, no estoy lista para volar , ni tengo la habilidad ni la destreza para moverme por la vida, como se supone , que me muevo sobre dos ruedas...
Porque me asusto con facilidad, porque me cuesta mucho sentirme ilusionada, y porque por más que lo intento no consigo ver el final de un largo y oscuro camino que inicié hace ya una temporada...
Una alegre despedida..., es complicado despedirse alegremente, pero en este caso podríamos decir que que la alegría se queda en el cariño sincero que sigue existiendo...pero ,aunque duela, esté o no preparada, ha llegado el momento...
Pero no te diré adiós..., te diré ... hasta siempre..., hasta siempre...ahora y siempre...

lunes, 3 de octubre de 2011

y si....??

Y si mi vida no fuera mi vida, sino que es o ha sido fruto , de una deficiencia hormonal ??
El otro día leí un artículo tremendamente impactante, el caso de un muchacho que tras pasar unos días en coma, consecuencia de algún absurdo accidente, se despertó siendo otra persona..., y cuando digo otra persona es exactamente lo que quiero decir..., el pobre Chuck, o Buck, o John ( porque estas cosas sólo les pasan a los americanos), pasó de ser el ejemplo viviente de la testosterona masculina, a detestar los deportes violentos, y encontrar más sugerentes según que partes de la anatomía de sus compañeros de equipo, que las cimbreantes curvas de las animadoras que en otro tiempo tanto le gustaban.
Chuck, Buck o John...empezó a odiar el trabajo en la armería familiar, y a interesarse por las revistas de moda y sus aplicaciones en el ámbito capilar, o lo que es lo mismo, quería ser peluquero...
Sus padres, sus hermanos y sus amigos, no entienden lo que le ha sucedido, antes del accidente era heterosexual con pareja y compromiso, experto en armas semiautomáticas y de repetición, y ahora sólo piensa en realizar permanentes y decoloraciones a tipos enormemente musculados...
Todo su entorno coincide en que no es la misma persona, que no, que no es mi Chuck, mi Buck o mi John...inquietante verdad???

Como sufro de principios de hipocondría, este artículo solo ha servido para acentuar mi desconfianza en el diagnóstico recibido, por mi médico...y darle vueltas al tema...¿y si me pasase algo parecido ?y si yo no soy yo, sino producto de una combinación de sustancias que en la medida en que falten o se excedan, provocasen en mi efectos totalmente opuestos (y en alguna que otra ocasión perversos)??

Todavía no he empezado a tomar la pastilla..., eso , para el siguiente capítulo...