miércoles, 23 de noviembre de 2011

Palabras van , palabras vienen...

Echo de menos que me escriban..., hace ya mucho tiempo que lo único que me encuentro en mi buzón de correo electrónico ( del otro ya ni hablamos...) son correos (valga la redundancia), en los que me ofrecen mil y un productos de lo más variopinto,también recibo con cierta regularidad correos de una tal Susi, o Lucy, o Jenny, en los cuales y de una manera un tanto sugerente, se aviene a mostrarme las verdades del barquero, y por último , recibo como dos correos al día, de una señora que, ¡mira que suerte la mía! , en los estertores últimos de la muerte ( padece una enfermedad de nombre impronuciable, y por supuesto incurable) decide compartir su inmensa fortuna con una completa y absoluta desconocida , que en este caso soy yo...
Debe haber epidemia de esa enfermedad porque , el aluvión de herencias que me llegan es tremendo...
Lo dicho, salvo estas cosas, no recibo ni unas míseras líneas de nadie más..
E insisto, lo echo a faltar...
Por si alguien se anima a escribirme, la dirección la teneis arriba a la derecha..
PD: Abstenerse Lucys, Susis y Jennys.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Fotos repetidas...

Acabo de ver una curiosa noticia en el telediario, una fotógrafa extranjera (digo extranjera, porque aunque se que no es española, no podría precisar con exactitud su origen)se ofrece a repetir cualquier foto que le presentes, con la fisonomía correspondiente a la edad actual, es decir...tu le llevas una foto de bebé lechón, en suave cojín de raso, y si eres alguien sin ningún pudor, te hará una foto exactamente de la misma guisa, salvo por los evidentes cambios (no siempre a mejor) de tu anatomía...
Después de haber visto algunos ejemplos, el resultado(al menos para mi) es totalmente desolador..., y no sólo por el hecho de que físicamente resulta hasta grotesco, tratar de reproducir la piel tersa y el peinado ochentero de nuestros años mozos, sino porque por mucho que se empeñe ningún fotógrafo hay cosas que jamás se podrán repetir...
Esto ha hecho que saque mis viejas fotos...y de todas , me quedo con esta...en la cual se ve a una niña, felíz, confiada, tranquila y encantada con el bonito globo rojo , que tan alegremente sujetaba...esa niña, ajena a la prima de riesgo, al diferencial de su hipoteca, a la palabra divorcio y sobre todo a la palabra pena...no tardaría en descubrir que la vida, al igual que los globos, son difíciles de sujetar y en cuanto te descuidas un poco, echan a volar...
Dudo mucho que me gustase el resultado de repetir la foto tal cual...

viernes, 18 de noviembre de 2011

Supernanny...

Lo intento, os juro que lo intento...me trago todas las tardes el programa de la famosa sicóloga infantil ..., veo como reconduce casos imposibles e impensables de una manera asombrosa, observo como padres absolutamente desesperados le suplican que cambie sus vidas, y ella , con esa media sonrisa, que denota un control total de la situación, los analiza, los disecciona, les da cuatro pautas y zass!!! los niños se transforman...
Y lo intento, os juro que lo intento...ignoro las rabietas, ignoro las contestaciones, trato de no alterarme, cuento hasta 10, hasta 20 hasta 1000..pero a mi no me funciona..., mis niños no se reconducen (en especial el pequeño), su mal caracter va "in crescendo", y yo...mentalmente me digo...relax...relax..., trata de hablar en positivo..., reafirma en positivo...ignora las conductas negativas..., pero es dificil ignorar las patadas a las puertas, o cuando de la rabia acumulada, coge toda la ropa que tenias planchada, doblada y lista para guardar, y te la desparrama por toda la casa, o...empiezan a gritar como si lo estuvieran acuchillando, simplemente porque has cambiado de canal...
Y llegas a un punto en que se te olvidan todas las consignas, todos los refuerzos positivos, y lo único que se te aparece en la mente es el padre Carrás, diciendo - En el nombre de Jesucristo, abandona este cuerpo!!!-
Y cuando ya estás a punto de rociarle con el agua bendita, aparece la abuela ( mamá te quiero!!!) y sin más, le solmena un azote , un sonoro y único azote en el culo...y...milagrosamente...(después de llorar 2 minutos más..) se calma...
Imagino que a estas alturas, algunos reaccionarios estarán llamando al defensor del menor, para rastrear mi IP y hacer que me detengan por permitir tamaño maltrato a mis hijos...
Pero mientras me encuentran y no..., agradezco la lucidez de mi madre, y de repente recuerdo, la solidez de su zapatilla en mi trasero...

PD: Dedicado a la mejor abuela del mundo, mi madre.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

El valle de las caricias perdidas...

Hace tiempo leí una noticia, en la cual se relataba que una masajista, ofrecía como producto estrella, sesiones de caricias y cosquillas...Y antes de que algún avispado o avispada me diga, que los masajes con final felíz son más viejos que la orilla del río, os adelanto que se trataba de un local de estética, muy chic y fino, donde ese tipo de servicio, estaba dirigido a toda clase de público (hombres, mujeres etc...), además enumeraba la gran cantidad de beneficios para la salúd, que suponen las caricias , y exaltaba el hecho de que tenían tal aceptación que habían tenido que ampliar el horario para atender a todas las personas que lo demandaban...
No se que me pareció más triste, si el hecho de que hubieran cuantificado un precio para obtener algo que, a priori sólo puedo imaginar recibir de alguien muy cercano, o que hubiese tal cantidad de personas huérfanas de caricias y,en consecuencia, dispuestas a pagarlo.
Los que me conocen saben que soy como un gato, puedo pasarme horas y horas recibiendo caricias, caricias suaves, delicadas, cariñosas, tiernas...largas ...no estamos hablando de caricias sexuales no...estamos hablando de el contacto de la piel con la piel, el roce de los dedos, el susurro de los labios, las risas de las cosquillas...es ..amor en estado puro..
Tiene que ser raro dejarse tocar por alguien a quien no conoces, alguien que te toma como una tarea a realizar, con un tiempo límite fijado, que tiene un guión en su cabeza de como , cuando , cuantas , y con que intensidad tiene que proporcionar caricias...
En fin...con todo y con eso tengo que reconocer también que, dada mi necesidad patológica de recibir caricias, y teniendo en cuenta mis circunstancias personales actuales, si hubiese un local de esas características en mi barrio..., sería la primera en inaugurarlo...

miércoles, 9 de noviembre de 2011

El regreso de los valientes...

No podía postergarlo más, me había prometido a mi misma que en cuanto los niños empezasen al colegio,retomaría mis visitas al Grupo...así que ayer, decidí que sí, que había llegado el momento, consciente de mi mala forma física, me enfundé en mis mallas de licra, estrené mis playeros nuevos y cogí mi mochila rumbo al templo del culto al cuerpo y la salúd...
Como hacía bueno, decidí dejar el coche, y acercarme en bicicleta..¡que poderoso se siente uno cuando vuela sobre dos ruedas!!
Llegué, miré a un lado miré a otro, y contemplé el desolador panorama que ante mí, se presentaba..., toda la fila de elípticas, completamente ocupadas.., ni un huequito oiga! como si la fiebre por ponerse a tono, les empezase a todos el mismo día...
Por si alguien desconoce como es el recinto, os indico que está dividido en tres secciones, la planta baja, está copada por los veteranos, en su mayoría del sexo masculino y los jóvenes que empiezan, también del mismo sexo.., Hay gran intercambio de testosterona, de biceps y triceps en tensión, de esforzosos trabajos y gran concentración..., en la primera planta hay dos áreas claramente definidas, una en la que están todas las elípticas y el resto de máquinas ...y otra separada con un cristal en la que básicamente hay lo mismo, pero que es usado para dar tutorías personalizadas a embarazadas y gente de edad avanzada ( tutorías pagadas, claro...) de manera que el resto de socios, de algún modo se retrotrae a su uso, y se hacinan en la primera sala...mientras que la segunda apenas es utilizada...
Como mi máquina estaba ocupada, ante el estupor de toda la concurrencia, me permití el lujo de traspasar el umbral acristalado , donde se me descubrió un universo de máquinas practicamente nuevas, espacios semivacíos y colchonetas azuladas con el sugestivo encanto (que ganas de usar esa frase!!)que sólo poseen los sitios poco transitados.

Hoy he empezado mi plan de puesta a punto....y estoy francamente animada...

PD: Regresé a mi casa en bici, apuesto a que mañana no puedo moverme...

jueves, 3 de noviembre de 2011

El día en que comí Roastbeef....

Ya me han llegado los folletos publicitarios que anticipan la navidad...en ellos se ven fotos de diversos manjares, desde los más exóticos a los más tradicionales, pero todos con un aspecto de lo más suculento,lo cual ha hecho que recuerde la primera vez que comí Roastbeef...
A lo mejor a las personas que me leen, les parece que comer ésto no es nada del otro mundo, y probablemente sea así, pero yo...que procedo de una familia humilde, y probablemente poco sofisticada en cuanto a la delicadeza de las viandas a ingerir, sólo había tenido conocimiento de tal plato, a través de viejas películas americanas , en las cuales, madres prototípicas con bonitos delantales blancos, sacaban del horno una especie de chuleta gigante que así , a voz de pronto, no me inspiraba demasiada confianza..

El caso es que estando ya casada, fui invitada al considerado evento del año de mi familia política, que no era otra cosa que el cumpleaños de la abuela paterna...todos los años, escogían uno de los mejores restaurantes de la localidad, y encargaban un menú consistente en Roastbeff y menestra de verduras,un menú inamovible, es decir que tanto si te gustaba como si no..no había opción a pedir otra cosa.
A mi desde luego lo del Roastbeef me tenía un poco preocupada, para empezar no sabía exactamente como se comía, pero la suficiencia de mis anfitriones , indicándome que era el sitio donde mejor lo preparaban y que no tenía parangón con ninguna otra cosa, hizo que me inquietase aún más...

Cuando por fín me sirvieron , me decepcioné bastante, me pareció que no sabía a nada, que estaba medio crudo (creo que se debe comer así) y en definitiva no le encontré para nada la gracia...

Nunca más he vuelto a comer Roastbeef, supongo que en esto, como en muchas otras cosas de mi vida, tiendo a tener tan altas las expectativas...que al final jamás consigo alcanzarlas...